Mantener el suelo de tu casa brillante: trucos caseros y sencillos

¿Quieres mantener el suelo de tu casa brillante? ¿Has probado de todo y no lo consigues? Toma nota de los siguientes trucos. ¡Tendrás siempre el suelo perfecto!

Mantener el suelo de tu casa brillante puede parecer una tarea imposible. Si sigues estos sencillos trucos, lo conseguirás seguro.

¡Apunta!

Échale suavizante… ¡para la ropa!

Comienza fregando el suelo como lo harías habitualmente.

Ten en cuenta que el exceso de agua a la hora de fregar no es nada beneficioso. Tienes  que adaptarlo a la cantidad de suciedad y suelo a limpiar que haya.

Una vez que hayas limpiado el suelo, deja que seque. Tira el agua utilizado y llena la fregona con agua limpia.

Echa en ese agua un chorrito de suavizante para la ropa. Vuelve a pasar la fregona bien escurrida.

Comprobarás que tu suelo queda brillante y además deja un olor agradable en tu casa.

Mantener el suelo brillante

El truco de toda la vida: vinagre y limón

¿Quién no ha limpiado alguna vez el suelo con vinagre o limón?

Es el truco más conocido. El proceso es igual que anterior.

Limpia el suelo de forma normal. Una vez se seque, vuelve a pasar la fregona con un chorro de vinagre o limón.

El olor no será tan agradable como con el suavizante, pero el resultado merecerá la pena.

Amoniaco

Otra opción sería utilizar un chorro de amoniaco en el último fregado al suelo. Al igual que en las otras dos opciones.

Con este truco no solo conseguirás mantener el suelo de tu casa brillante, también parecerá más limpio.

Estos sencillos trucos los puedes poner en práctica con cualquier tipo de suelo.

Pero si lo que quieres es conseguir un brillo profesional, no dudes en ponerte en manos de profesionales del sector.

Ellos contarán con productos específicos para que tu suelo quede brillante y en buen estado.

Puede que también te interese: Servicio de limpieza para comunidades: 5 beneficios que debes saber.

Trucos para limpiar la campana extractora de acero inoxidable y dejarla impecable

Uno de los electrodomésticos que más suciedad acumula en la cocina es la campana de acero inoxidable. A medida que vamos cocinas, la grasa se acumula en la campana y es conveniente enfrentarnos a su limpieza y mantenimiento.

La campaña extractora no debe faltar en cualquier cocina. Debe ubicarse de manera estratégica y puede resultar un elemento bastante decorativo. Aunque su finalidad principal es eliminar el humo, la grasa y los olores a la hora de cocinar. No hay nada más desagradable que una cocina sucia. Si no queremos que la campana se vea repleta de grasa y suciedad podemos aplicar estos trucos para limpiar la campana extractora:

  • Nuestros consejos empiezan desde el momento que vamos a realizar la compra de la campana. Es conveniente elegir una de acero inoxidable puesto que ofrece facilidades de limpieza (aunque requiera de un tratamiento más específico.)

Elegir una campana de acero inoxidable es una buena elección si tomamos en cuenta que es fácil de limpiar respecto a otros materiales.

Además, si se usa y se mantiene adecuadamente son de larga duración. Un característica de este material es que las bacterias no quedan adheridas como ocurre con otros materiales de cocina.

  • Para empezar hay que quitar la grasa que se encuentre pegada en la campana.
  • Aplicaremos un quitagrasas. Eliminamos el producto sin frotar con estropajo para no rayar el acero. Lo mejor es utilizar un paño húmedo que facilite su eliminación sin estropear la campana.
  • De esta manera eliminamos la grasa y el producto de la campana y la dejamos secar.
  • El trapo se puede enjuagar con agua tibia y después utilizar un abrillantador.

Limpieza profesional de cocinas

La frecuencia para limpiar la campana extractora dependerá del uso que se le dé a la cocina.

Si cocinamos todos los días sería conveniente realizar su limpieza una o dos veces al año, ya que no es bueno dejar los restos de suciedad mucho tiempo acumulados.

Si después de estos consejos, necesitas ayuda para dejar tu campana extractora impecable, consulta a un profesional de la limpieza, ¡no te arrepentirás!

dominar el estrés en la atención al cliente

Dominar el estrés en la atención al cliente.

La atención al público causa es estrés en muchos trabajadores. En ocasiones puede resultar desesperante el gran número de llamadas, quejas y reclamaciones de los clientes.

Es muy importante saber manejar el estrés que estas situaciones nos pueden provocar para ofrecer un buen servicio.

dominar el estrés en la atención al cliente

Por este motivo, la gestión del estrés y las aptitudes organizativas son dos de las cualidades muy valoradas por el departamento de Recursos Humanos.
Para enfrentarnos a un alto volumen de llamadas, a la presión de los objetivos de ventas y  la gestión de reclamaciones de clientes debemos dominar el estrés en la atención al cliente.

Aquí te dejamos prácticos consejos para aprender a dominar el estrés en la atención al cliente:

  1. Es muy importante tomar decisiones, no dejar que el estrés nos bloquee y nos paralice. Esto nos permitirá gestionar mejor nuestra atención al cliente. Poder darle solución a un problema, resolver una duda o vender un producto.
  2. Aprender a valorarse a uno mismo. Tener presente que hacemos bien nuestro trabajo y que podemos dar lo mejor de nosotros mismos. Tener confianza en el trabajo que realizamos nos ayuda a mostrarnos más seguros ante los clientes y gestionar mejor nuestras ventas y consultas.
  3. Aprender a relajarse. Ante un cliente disgustado, debemos permanecer relajados para buscar una solución a su problema. Demostrarle que controlamos la situación. No perder el control ante un cliente disgustado ayuda a manejar esa situación mejor. Si el cliente nos percibe relajado y controlando la situación podremos manejar el conflicto y encontrar la solución a su problema.
  4. Reírnos más en el trabajo. Hay que aprender a disfrutar de nuestro trabajo y mostrar esa actitud al cliente. Si nos mostramos simpáticos, agradables y reímos, conseguiremos contagiar al cliente que estará más receptivo a una venta o consulta.

    Reír es la mejor solución para descargar tensión y restaurar el equilibrio.

    dominar el estrés en la atención al clienteEsta actitud nos ayuda a olvidarnos de los malos pensamientos y ser más positivos.

  5. Tener alta autoestima. Esta actitud nos permite generar serenidad y equilibrio emocional. Si confías en ti y tienes plena conciencia de tus habilidades y profesionalidad, podrás dominar el estrés en la atención al cliente. El cliente sentirá que está en buenas manos.